Cálculo aplicado

reparto

Cada vez que tenía que explicar en clase el concepto de relación inversamente proporcional, vinculaba patria con los bolsillos de los que la nombraban y el estómago de los que vivían en ella.

(33 palabras)

Anuncios

Reinserción

abusos

Después de veinte años volvió al pueblo asegurando que era un hombre nuevo. A Carmen, que ya no era una niña, le bastó con un disparo en la entrepierna para que nadie pudiera comprobarlo.

(34 palabras)

Besos huérfanos

besos

Sus treinta años se le esfumaron entre el beso el de la comadrona, y el de la enfermera de cuidados paliativos. Entre un instante y otro no echó en falta los que nunca le dieron, sino los que jamás se atrevió a dar.

(43 palabras)

La casa que olía a chocolate

anciana_con_niños

La hambruna asolaba el país. Ya no quedaban ni plantas ni raíces que arrancar. Todos los animales, hasta los domésticos, habían desaparecido y en algunas casas habían comenzado a hervir libros y cinturones de cuero para alimentarse.

Una mujer llevaba varias noches soñando con los cuerpos diminutos de sus hijastros metidos en una olla. Los niños, a su vez, soñaron con que su madrastra se acercaba a ellos, cuchillo en ristre y escaparon al bosque. Tras caminar durante horas vieron una casa que les pareció de cuento. Olía a pastel de chocolate y ante la puerta pastaba una vaca enorme, amarrada al cercado. Cuando se disponían a desatarla, apareció la vieja dueña que, al ver sus caras famélicas, les invitó a entrar para que pudieran comer.

Cuentan que desde aquel día los niños se quedaron allí a vivir y que sus penurias terminaron. De la anciana nunca más se supo.

(150 palabras)

Pecado

Pecado

Viajaba a diario frente a él, pero nunca se habían dirigido la palabra, ni apenas se habían mirado. Podían haber seguido así durante años hasta que un frenazo del tren provocó que ella tuviera que agarrarse a su brazo para no caerse. Ese contacto, y la sonrisa sincera de aquel hombre, la despertaron del letargo en el que vivía desde hacía mucho tiempo. Se fijó en sus manos y sintió un escalofrío al pensar cómo sería sentir sus caricias. Fantaseó con su cuerpo, sudando junto al suyo sin dejar ni un milímetro de separación. Cuando su ropa interior ya comenzaba a empaparse, la megafonía anunció su parada y su lascivia se esfumó. Se levantó, le miró todavía con deseo, pero él sólo fue capaz de decirle un simple “que pase un buen día hermana”. Esa despedida la hirió tanto que ese mismo día acordó con su superiora el entrar media hora antes al comedor social.

(155 palabras)

Sin remedio

Sin remedio

(La foto es de Arnal Ballester y está tomada de Elmundo.es”

“Acomplejada por su extrema fealdad, acudió a un especialista. El cirujano, pese a sus esfuerzos, fue incapaz de trasplantarle el alma”

(21 palabras)