La casa que olía a chocolate

anciana_con_niños

La hambruna asolaba el país. Ya no quedaban ni plantas ni raíces que arrancar. Todos los animales, hasta los domésticos, habían desaparecido y en algunas casas habían comenzado a hervir libros y cinturones de cuero para alimentarse.

Una mujer llevaba varias noches soñando con los cuerpos diminutos de sus hijastros metidos en una olla. Los niños, a su vez, soñaron con que su madrastra se acercaba a ellos, cuchillo en ristre y escaparon al bosque. Tras caminar durante horas vieron una casa que les pareció de cuento. Olía a pastel de chocolate y ante la puerta pastaba una vaca enorme, amarrada al cercado. Cuando se disponían a desatarla, apareció la vieja dueña que, al ver sus caras famélicas, les invitó a entrar para que pudieran comer.

Cuentan que desde aquel día los niños se quedaron allí a vivir y que sus penurias terminaron. De la anciana nunca más se supo.

(150 palabras)